Como entrante, plato único en una dieta o de primero en una cena especial, la crema de patata es una receta tan nutritiva como versátil. Hidratos de carbono, fibra, potasio, vitaminas y minerales son algunas de las propiedades beneficiosas de la patata y que podemos disfrutar incorporándolas a nuestra dieta. Así que, ¿te imaginas si añadimos verduras a esa crema? En nuestro post de hoy, te contamos los beneficios que aporta una crema de patata a tu dieta y combinaciones exquisitas para un plato redondo.

Crema de patata: un plato saludable y muy resultón 

Las sopas, los purés y las cremas son platos sencillos y beneficiosos para nuestra salud que podemos disfrutar prácticamente en cualquier época del año. Sobre todo, en el caso de las cremas ya que, dependiendo de los ingredientes, pueden ser servidas tanto frías como calientes.

La patata es un alimento que cuenta con un alto contenido en fibra, lo que favorece el tránsito intestinal. Además, las vitaminas (C, B6) y minerales (zinc, magnesio, potasio, fósforo, hierro) que contiene, influyen favorablemente en buena parte de las funciones de nuestro organismo. En definitiva, una crema de patata es un plato polivalente; nutritivo y fresco para días de calor y con el aporte calórico necesario en invierno.

Por ejemplo, una buena opción para primavera y verano podría ser una vichyssoise. Una receta más difícil de pronunciar que de elaborar, cuyos ingredientes principales son patata, puerros, cebolla y nata líquida. Para otoño e invierno, con las lluvias y el frío, siempre se agradece un plato (bien caliente) de cuchara. Imagínate una crema de patata combinada con unas setas cocinadas al oporto en plena época micológica. O también, para sorprender a tu familia en fiestas navideñas, servir un pulpo, langostinos o crujiente de jamón con una base de crema de patata.

Para terminar, queremos dejaros un plato clásico, muy sencillo de elaborar, realmente sano y que además está riquísimo: crema de patata y puerro.

Receta para 4

  • Ingredientes: 2 o 3 patatas, 3 puerros (depende del tamaño), media cebolla, una cucharada de aceite, 1 litro deagua y una cucharada de sal. Puedes agregar algo de leche, si lo deseas.
  1. Pela y corta las patatas Frusangar en dados y apártalas
  2. Corta la cebolla y el puerro y rehógalos
  3. Agrega las patatas y cocina durante un par de minutos
  4. Añade el agua caliente
  5. Cuando hierva, baja el fuego y tapa la olla unos 15 minutos
  6. Tritura todo con una batidora de mano

Frusangar siempre apuesta por la agricultura sostenible y conseguir productos de máxima calidad. ¡Prueba a cocinar las recetas del blog con nuestras patatas, ¡no te arrepentirás! Y como ves, las opciones para elaborar una crema de patata, o para acompañarla, son múltiples. Seguro que conoces alguna receta distinta a las que hemos incluido… ¿Nos la cuentas?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad