Advertencia: ¡no leer este artículo con el estómago vacío! Si solo pensar en patatas fritas y huevos fritos aumenta sensiblemente la salivación de cualquier mortal, qué no va a hacer el sumarle a este plato jamón, chorizo, chistorra… o gulas. Los huevos rotos o estrellados son, sin ninguna duda, uno de los platos más cocinados y consumidos en nuestro país. En Madrid, por ejemplo, en tapa, ración o formando parte del menú, es extraño no verlo en la carta de una típica taberna castiza. Pero, ¿sabes cuál es realmente su origen?

Huevos rotos: origen y dónde comerlos en Madrid

Hablar de huevos estrellados es hablar de un plato tradicional, humilde, muy nutritivo e increíblemente delicioso. ¿Su origen? Pues, para ser sinceros, es una incógnita. Cervantes ya mencionaba en el primer capítulo de El Quijote, de 1605, lo que podría ser el origen de la receta actual. Lope de Vega, en 1612 también mencionaba literalmente “huevos estrellados”. Y Velázquez, unos años más tarde, en su cuadro “Vieja friendo huevos” también podría estar dándonos alguna pista. ¿Será que el Siglo de Oro español además de darnos grandes y prolíficos artistas también nos regaló esta riquísima y popular receta?

Lo que está claro es que el plato se ha extendido con el tiempo por toda la geografía nacional. Un plato humilde que, tradicionalmente, sacaba a las familias menos pudientes de más de un apuro. Después, ya sabéis, a los huevos con patatas se le fueron agregando sabrosos ingredientes que pulieron la receta hasta lo que hoy en día llamamos huevos rotos… o huevos estrellados. Que igual de rico suena decirlo de una manera, que de la otra. ¿O no?

La receta es sencilla, pero si prefieres probarlos en un restaurante, en Madrid existen varios lugares donde presumen de hacer los mejores huevos estrellados. Quizá el más famoso sea Casa Lucio, en la Cava Baja, donde llevan elaborando la receta desde los años 80. Los Rotos, en Huertas, es un lugar donde los sirven sobre medio mollete. En Taberna La Carmencita, en el barrio de Chueca, los hacen con huevos ecológicos y añaden chorizo, morcilla y/o paletilla (¡ahí es ná!)

Desde Frusangar, para la elaboración de este sencillo plato, te recomendamos la patata La Chulapona. Un producto con el que apoyamos el comercio local y el desarrollo de la agricultura de la región, ya que proceden de la zona de la Vega de Madrid. En La Chulapona se envasan las mejores variedades de Madrid. Son patatas muy versátiles y de altísima calidad con las que sugerimos emplees para las patatas fritas, uno de los ingredientes principales de los huevos rotos. ¡Pruébalas, y cuéntanos qué te parecen!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad