Frusangar, empresa especializada en envasado y distribución de una amplia gama de patatas para los sectores del retail, horeca y colectividades, acaba de estrenar la nueva identidad de sus marcas de producto, un restyling que nace como parte de la evolución de su estrategia de negocio y aprovechando, además, el lanzamiento de su nueva página web y sus plataformas de comercio online.

La nueva identidad de las marcas de producto de Frusangar pretende reforzar su posicionamiento en el mercado, al mismo tiempo que acerca más su producto ‘del campo a la mesa del consumidor actual’; un consumidor mucho más consciente de la importancia del origen del producto, de los procesos productivos y del impacto medioambiental y social de las actividades agroalimentarias.

Creado con unas líneas muy limpias y una gama cromática que nos recuerda a los colores que encontramos en el mundo de la agricultura y, en particular, de la patata, el packaging de la nueva familia de productos están muy ligados a la identidad de la compañía, marcada por valores como la flexibilidad, la innovación y la adaptabilidad para ofrecer a los clientes las patatas que mejor se adaptan a sus necesidades.

“Queremos trasladar a los consumidores una imagen que refleje la personalidad de cada una de nuestras patatas. La pasión, el esfuerzo y el amor incondicional por nuestra patata es la verdadera garantía de calidad y, por ende, de confianza para nuestros clientes”, destaca Juan Carlos Sánchez García, CEO de Frusangar.

Aprovechando el lanzamiento de este innovador restyling, la compañía estrena también nueva página web. Un nuevo site que, a través de un diseño atractivo e intuitivo, pretende dar a conocer la amplia gama de productos y servicios de la marca madrileña y reforzar su identidad de marca. 

Además, como parte de esta nueva estrategia de crecimiento, Frusangar acaba de lanzarse a las plataformas online de comercio de proximidad con el objetivo de promover una gastronomía sostenible y cercana, de kilómetro cero, donde las distancias entre el origen del producto y de los consumidores es cada vez menor. “Hemos decidido comenzar a comercializar nuestros productos en diferentes marketplaces que consideramos estratégicos de cara a promover un consumo responsable de nuestros productos, un consumo que tiene en cuenta el desarrollo sostenible, el cuidado del medioambiente y el compromiso ético con los productores, algo con lo que nosotros llevamos años comprometidos”, señala Juan Carlos Sánchez García.

Desde sus inicios, Frusangar ha concedido una especial importancia a las necesidades de sus clientes, por ello, se trabaja constantemente en seguir optimizando los procesos y controles de calidad y seguridad alimentaria en toda la cadena productiva. La compañía gestiona de manera integral y personalizada todo el proceso hasta el envasado, para conseguir una distribución a los puntos de venta que garantice la excelente conservación del producto. Como parte de esta mejora y en pro siempre del desarrollo sostenible, la compañía reduce al máximo el uso de productos fitosanitarios en sus cultivos y se rige por métodos de producción consistentes, así como un manejo optimizado de plagas y cultivos.

Según Juan Carlos Sánchez Garcia, “nuestra raíz… es el trabajo de todos los agricultores que, de manera responsable y sostenible, nos permiten crear ese valor en nuestro sistema productivo para ofrecer las mejores patatas con unos excelentes estándares de calidad. Una relación que nos permite estar en estrecho contacto con ellos e intercambiar know-how constantemente en pro de la mejora continua en los métodos de cultivo, la elección de variedades, las cosechas y el almacenamiento”.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad