Cuando hablamos de la patata, tenemos claro que se trata de un esencial de la dieta mediterránea, ¿verdad? Pero seguro que te apetece saber un poquito más… ¡Te lo contamos! 

Sobre la composición de este riquísimo y esencial alimento, te diremos que la patata está compuesta por un 75% de agua, un 15% de almidón, un 2% de proteínas y sólo un 0,1% de grasas. Vamos…, que además de ser un alimento delicioso y fácil de cocinar, es muy nutritivo. Se trata de un alimento energético que favorece las funciones intestinales y es una fuente importante de hidratos de carbono, potasio, calcio, hierro, magnesio, fósforo, fécula y una gran cantidad de vitamina C. También es rica en vitaminas del complejo B, B1, B6 y ácido pantoténico y, encima, no contiene sodio, lo que las convierte en un esencial de la dieta de personas con tensión arterial alta. Y, quizás, todos estos compuestos no te digan nada, pero te diremos que algunos de ellos son los encargados, por ejemplo, de mejorar la renovación celular, mantener la salud de la piel y el sistema nervioso y ayudar en casos de estrés ya que ayudan a producir la hormona llamada GABA , el neurotransmisor de la calma y la relajación. La patata, además, tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, es antiespasmódica, diurética y fortalece el sistema inmunológico. Si quieres saber un poquito más… ¡síguenos, que te seguiremos contando!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad